EDITORIAL: ¿EL CONTROL SOCIAL DE LAS TICS EN EL REFRIGERADOR DEL MINTIC?

La masificación de los servicios relacionados con tecnologías de la información y las comunicaciones surge como una política estatal en Colombia a partir de la expedición de la ley 1341 de junio 30 de 2009, la cual como mandato legal entrego la responsabilidad a MINTIC de reglamentar el control social y participación ciudadana en las tecnologías de la información y las comunicaciones, buscando que fuesen enmarcados elementos idóneos que garantizasen los derechos a los ciudadanos usuarios de estos servicios, cumpliendo así el deber de prevenir, acompañar, proponer, vigilar, controlar la prestación de los servicios que ofrecen los operadores de redes y garantizando el control social al servicio de la comunidad.

Trascurridos ya seis (6) años de haberse promulgado la mencionada ley, se evidencia la falta de voluntad, un desentendimiento total al deber de reglamentar la participación, el control social, las funciones de los vocales de control social y el financiamiento de sus actividades en el desarrollo de dicho control a los proveedores de redes y servicios de comunicaciones, pese a los acercamientos que se realizaron con diferentes dependencias del ministerio y la voluntad de articular un trabajo en conjunto, dando a conocer los planteamientos, consideraciones, posiciones de nuestra organización respecto de la forma y contenido que a criterio de nuestra confederación debían de ser tenidos en cuenta en la reglamentación, se puede afi rmar que no existió y no existe a la fecha voluntad en reglamentar, ya que se construyó un borrador de decreto que contenía nuestras consideraciones, el cual fue entregado para que de forma acertada el ministerio expidiera una reglamentación concertada con los autores del control social como son los vocales de control y sus comités de desarrollo y control social y hasta el presente no se expedido la reglamentación, ni tan siquiera una observación al respecto de nuestro aporte.

La misión y visión de nuestra organización propende promover la articulación de los actores (Ministerio, Comisiones, Superintendencias, Prestadores y Usuarios) de las tecnologías de la información y las comunicaciones, con el fin de fortalecer el control social con una visión de ser el enlace entre las empresas prestadoras y los usuarios de SPD y TICS, además de trabajar en forma articulada ante los organismos de inspección, control y vigilancia, durante estos cortos cinco (5) años de existencia como organización civil, se ha logrado con la gran mayoría de actores del sector de los servicios públicos domiciliarios un trabajo de control social participativo y constructivo, lo cual ha llevado a construir y fortalecer la labor de los vocales de control, no así, se puede afirmar del sector de las tecnologías de la información y las comunicaciones, puesto que la falta de voluntad del ministerio en la reglamentación deja a criterio de las instituciones del estado relacionadas con el sector de las comunicaciones, el llamado a participar de los vocales de control y sus comités de desarrollo y control social. Por ejemplo: resaltamos el caso de la CRC, por la voluntad de vincular los vocales a participar en el proceso, puesto que siempre ha entendido la importancia de labor del vocal de control y ha permitido realizar un trabajo en conjunto promoviendo la participación ciudadana en la geografía colombiana, y en algunos casos parcialmente la SIC. De no contar con el reconocimiento de estas dos entidades a la importancia de los vocales de control y la participación ciudadana se podría afirmar una total exclusión del control social a las comunicaciones, que dejaría a los usuarios en total indefensión ante los prestadores de estos servicios.

Confevocoltics, en tal sentido y como plan estratégico a corto plazo, iniciara una fase de fortalecimiento hacia una movilización social de carácter participativo, como un modelo democrático y solidario en atención a que el estado garantice la participación de las organizaciones de consumidores y usuarios en el estudio de las disposiciones que les conciernen, siendo necesario para gozar de este derecho que las organizaciones sean representativas y observadoras de procedimientos democráticos internos, lo que evidentemente cumplimos ya que contamos con presencia nacional en 29 departamentos de Colombia y un número significativo de Municipios, es por esto que el ministerio de Tecnologías de la Información y la Comunicaciones no puede ser ajeno al mandato de la Ley y la Constitución.

autor: Gustavo Alzate Forero

Fuente Revista Confevocoltics Cali 2015

Ir a la barra de herramientas